El monumento a Belgrano en la ciudad de Génova

En el mes del nacimiento y del fallecimiento de nuestro Prócer Manuel Belgrano, es bueno conocer de la importante estatua que se encuentra en la ciudad de Génova.

Todo fue inesperado y una grata sorpresa. Pasé por la Biblioteca Berio buscando los orígenes de mi familia Boragno, no encontré nada porque eran de la provincia de Savona, pero esa es otra historia que después la obtuve. Seguí preguntando y conseguí los orígenes de las familias nobiliarias italianas en unos diccionarios muy completos donde estaba la familia Belgrano. Me los fotocopiaron y quedé muy contenta. En este punto, es bueno saber que el apellido Belgrano es Lígure, son originarios de la Ciudad de Oneglia, en la Provincia de Imperia. Se puede seguir la genealogía desde hace más de 500 años y conocer cómo surgió la familia. Su papá, se llamaba Domingo Francisco Belgrano Peri, cuando tenía 19 años, deja Oneglia, viaja a Cádiz y de ahí viene a Buenos Aires y se casa con María Josefa González Casero, de esa unión nacieron sus 16 hijos; el sexto fue Manuel.

Los italianos celebran el Día del Inmigrante Italiano el 3 de junio, fecha del nacimiento de Belgrano, a quien consideran italiano.

Pero volvemos a la sorpresa. Había visto en el plano de Génova que la Avenida XX Settiembre, continuaba por la Via Cardone, y desembocaba en Vía Corso Buenos Aires. Y allí me dirigí, y vi que terminaba en la plaza Tomasseo, donde había un importante monumento. Y pensé, como lo hago habitualmente, ver quien era.

La placa decìa “Al Generale Manuel Belgrano Gli Italo de la República Argentini MCMXXVII”. No lo podía creer. Este emplazamiento tiene su historia y sus protagonistas.

El Dr. Ángel Gallardo (1867/1934), finalizando su representación diplomática ente el Quirinal, se entrevistó con quien terminaba de triunfar en el gobierno italiano. Decía el Dr. Gallardo: interesé a Mussolini por dos proyectos: la elevación a embajada nuestra representación diplomática, y la invitación al Rey visitar a Buenos Aires ( lo hizo en 1925).

Camino de regreso al país, pasó por Génova, y ahí surgió la idea de levantar el monumento a Belgrano. La piedra fundamental se colocó el 27 de Abril de 1925, con la presencia del Rey Víctor Manuel. La inauguración se realizó el 27 de Octubre de 1927.

Como tenía un libro con la biografía de Angel Gallardo y los viajes de la Fragata Sarmiento, obtuve muchos datos de la realización de la inauguración del monumento.

Ese día, el 27 de Octubre de 1927, las principales calles de Génova estaban empavesadas con banderas argentinas e italianas. El trayecto desde la Estación Ferroviaria Príncipe hasta la Plaza Tomasseo fue ocupado por un doble cordón de soldados de infantería. Allí llegaría el Rey Víctor Manuel III. Los acompañaba una multitud compacta, que esperaba desde mucho tiempo antes de la hora fijada. Una comitiva acompañó al ministro de Relaciones Exteriores, Gallardo, desde el Hotel Miramar, seguido de otros coches con autoridades diplomáticas y descendientes del prócer: Francisco Chas y Mario Belgrano.

El acto comenzó a las 10,30, cuando se anunció la llegada del Rey, en medio de aclamaciones del público y con la ejecución de la marcha real. Los abanderados de los dos países quedaron ubicados uno frente al otro. El momento de descubrirse el monumento, fue anunciado con toques de clarines, salva de cañonazos y por el sonar de las sirenas de los barcos anclados en el Puerto de Génova. El Rey se adelantó, y en medio de la expectativa general, oprimió el botón eléctrico, haciendo caer las cortinas que envolvían la figura ecuestre del General Belgrano, en medio de grandes exclamaciones.

El Arzobispo de Génova, Cardenal Minoretti, presente con su séquito, procedió a la bendición del monumento. El maestro Soria, director de la Banda de la Fragata Sarmiento, acompañó musicalmente con los acordes del Himno Nacional Argentino, donde 1200 niñas vestidas de blanco, de las escuelas municipales públicas que ocupaban las gradas situadas detrás del monumento, cantaron a la perfección la canción patriótica en castellano. Esto impresionó mucho a la concurrencia.

Se gritó un ¡Hurra! vibrante para la Argentina, y las niñas volvieron a cantarlo, agitando las banderitas patrias. A continuación comenzaron los discursos que recordaron la versatilidad del homenajeado, su trabajo abnegado puesto en su compromiso militar, político, filósofo, abogado, educador, diplomático, soldado, etc, Los primeros fueron Luiggi Luiggi y Santiago Pinasco. Le siguió Boccardi quien recibía la estatua en representación de la Ciudad de Génova. A su vez lo hizo el Sr. Ciano, yerno de Mussolini, en representación del gobierno italiano.

Finalmente el Dr. Gallardo, autor de la idea, lo hizo en nombre del país. El desfile de los guardamarines fue perfecto y brillante, y suscitó la admiración del soberano y las más vivas felicitaciones.

Finalizado el acto, el Rey y su comitiva se dirigieron al acorazado Belgrano, donde tuvo lugar el almuerzo ofrecido al personal de la Embajada Argentina, agregados militares nacionales, oficialismo de la Fragata Sarmiento, periodistas, etc.

Los diarios La Nación, La Prensa y otros medios, informaron con numerosas notas, los acontecimientos vividos.

Algunos datos más:

La obra escultórica fue realizada por el florentino Arnaldo Zocchi (1862/1940), allí presente. Fue fundida con el procedimiento a la “cera perdida”. Una segunda obra fue obsequiada por Italia para ser emplazada en la Ciudad de Rosario, para sellar un acto de hermandad entre los dos países. El bronce utilizado para moldear la figura de Belgrano y la Bandera que enarbola en su mano derecha, se utilizó de un cañón n° 618, rescatado a los realistas en la Batalla de Salta ( 2 de Febrero de 1813). El bronce del caballo es de calidad común.

También se fundió una medalla conmemorativa en bronce, con la leyenda en el anverso: Manuel Belgrano. Génova MCMXXVII y en el reverso: Gen M. Belgrano- Simbolo della fratellanza fra i popoli Argentino e Italiano.

El granito del pedestal se extrajo de Sierra Chica (prov. De Bs As). Fue enviado con costo cero, por los marinos de los buques italianos, para ser trabajados por la Compañía Giovanini en la localidad de Carrara y en la genovesa Giuseppe Navi.

Al escultor Zocchi se lo conocía en Buenos Aires, porque había sido el autor del Monumento a Cristóbal Colón, instalado detrás de la Casa de Gobierno e inaugurado con su presencia el 15 de Junio de 1921 (hoy en la Costanera norte, frente al Aeroparque).

Rl monumento a Belgrano en Génova fue restaurado en 1977, y vuelto a colocar al cumplirse 50 años de la entronización, con un importante acto.

Una maestra jubilada de un colegio de la Capital, Josefina Bevilacqua, de vacaciones por Génova visitando a su familia, fue la encargada de enseñarles a las niñas genovesas a vocalizar el Himno Nacional en castellano.

Un cronista del conocido periódico italiano Sécolo XIX, destacaba la algarabía de la fiesta… “parecía una ciudad sudamericana, donde en las calles, los teatros, los hoteles se hablaba castellano…” l

Susana Boragno
Foto: Susana Boragno

 

También te puede interesar