«Para la escuela de sordos no había presupuesto; para el distrito del vino, sí»

Mientras el gobierno porteño llamó a licitación para remodelar el Palacio Ceci, la comunidad sorda se queja por no haber siquiera sido informada sobre el destino del histórico edificio.
 
La semana pasada, alumnos, padres y docentes de la escuela «Bartolomé Ayrolo» e integrantes de la comunidad sorda de todo el país, se manifestaron frente a la Jefatura de Gobierno, en Parque Patricios.
 
En ese acto, Diego -docente de la escuela- fue uno de los que dirigió la palabra. Explicó que «el Palacio Ceci es un hito emblemático de la comunidad sorda, es el lugar donde nació la lengua de señas, y desde allí se fue extendiendo por todo el país. Es parte de la identidad de la comunidad sorda, y ahora nos lo arrebatan».
 
Las palabras del docente resaltaron la sorpresa que les motivó la actitud de los funcionarios, ya que «lo hicieron a escondidas, en secreto, firmaron sin consultar a la comunidad de sordos, a los docentes. Esa actitud no nos respeta, no respeta nuestra cultura».
 
Unos días después de aquel acto, trascendió que el Gobierno de la Ciudad llamó a licitación para remodelar el Palacio Ceci, y dejarlo «a punto» para que sea sede del Distrito del Vino, proyecto gastronómico-comercial que promueve la instalación de cientos de lugares para tomar y comprar bebidas espirituosas.
 
A través de esa licitación, el Estado porteño aportará más de 277 millones de pesos para recomponer el histórico edificio de Lincoln al 4300. Los memoriosos recuerdan amargamente que «cuando se pedía plata para el arreglo de la Escuela de Educación Especial para personas sordas, no había presupuesto«.
 
El Palacio Ceci, luego de esta inversión estatal, se convertirá en una sede del Distrito del Vino, donde grandes empresas privadas vitivinícolas expondrán sus productos
 
De acuerdo a lo publicado en la disposición oficial, el Palacio tendrá en la planta baja dos salas de reuniones y dos de exposiciones.  Incluye una construcción nueva dentro del predio, que funcionará como cafetería y bar, con espacio para la atención de los clientes, tanto en el interior como en el exterior del edificio, además de contar con un ingreso exclusivo por la calle Habana.
 
Claudio Serrentino
Foto: Télam

También te puede interesar