Amparo para impedir la jornada completa en una escuela primaria

Integrantes de la comunidad educativa de la Escuela N°9 DE 10 «Evaristo Julio Badia», de Nuñez, presentaron un recurso de amparo, para impedir que se implemente la jornada completa.

Casi medio centenar de accionantes expusieron que «desde su fundación en 1930» la escuela de la calle O Higgins 3050 en el barrio porteño de Nuñez «tiene una oferta educativa de jornada simple en dos turnos» y que «en 2014 se agregó la extendida opcional que se hizo obligatoria para sexto y séptimo grado».

El juez Guillermo Scheibler notificó al Ministerio Público Fiscal para que dictamine sobre un amparo promovido por madres y padres de alumnos de la escuela de educación especial Evaristo Julio Badia, de la Ciudad de Buenos Aires, para que se mantenga el sistema de jornada simple en los turnos matutino y vespertino.

Según fuentes judiciales, en la acción de amparo se pidió que, como medida cautelar, se ordene al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que suspenda todo acto administrativo que, como lo comunicaron las autoridades del establecimiento, convierta esa modalidad en la de «jornada completa».

«Sin embargo, el 29 de agosto de este año las familias recibimos un correo electrónico mediante el cual nos citaban a una reunión de padres para el día 1 de septiembre, en la que íbamos a ser informados acerca de la modalidad de la escuela para el año 2023″, consignó la demanda.

Agregó que «se produjo la reunión y tomamos conocimiento de que la escuela sería de doble jornada a partir del año que viene» y que «aquellos que no estuvieran de acuerdo debían conseguir una vacante en otra».

Entonces, agregaron, se produjo una «situación violenta», por lo que las autoridades «aseguraron que iban a enviar una encuesta», pero luego avisaron que ya estaba decidido y la pregunta solo era para saber «si íbamos a mandar a nuestros hijos en 2023«.

Los demandantes acotaron que «ante esta situación, que tomó por sorpresa a las familias, comenzamos un largo derrotero de pedido de explicaciones, las cuales nunca llegaron».

A su vez, recalcaron que «elegimos la escuela precisamente por la modalidad que entendemos superadora, pudiendo diseñar una trayectoria escolar singularizada y específica para cada niño de acuerdo a sus necesidades y deseos».

«La alternativa que se ofrece en forma individualizada en muchas escuelas de jornada completa obligatoria, de que los niños con necesidades especiales se retiren antes para asistir a sus espacios terapéuticos o porque no toleran la excesiva carga horaria semanal diaria de 8 horas, no hace más -indicaron- que reforzar la estigmatización» y «clara discriminación».

«Sabemos que la permanencia de los niños y niñas mayor cantidad de horas en la escuela responde sobre todo a una necesidad social vinculada con la precarización laboral y económica que venimos sufriendo las familias a lo largo de los años y no a que una mayor carga horaria redunde necesaria y mecánicamente en una mejora en los procesos de aprendizaje», añaden.

Empero, «no debe perderse de vista» el bienestar de los niños y niñas», expresa el escrito inicial.

«Transformar las escuelas públicas de modo uniforme sin atender a las necesidades diversas de los niños y niñas representa una vulneración de sus derechos», afirma la demanda.

Fuente: Télam

Foto: Escuela Evaristo Julio Badía

También te puede interesar