¿Se separa Pimpinela…?

La política argentina sigue siendo un gran sainete, una comedia dramática para quienes gobiernan, y un drama -en serio- para los gobernados. Nunca han podido dar en la tecla para cambiar esa lógica: en los ´80 boicotearon a Alfonsín, para luego vivarlo. En los ´90, vitorearon a Menem y luego, se avergonzaron de él. En los 2000 el país se incendió, y hasta habían logrado cancelar la deuda con el FMI… luego, volvieron a recurrir al organismo internacional. La conveniencia los convirtió en desvergonzados, y si antes alababan al libre mercado, ahora son estatistas, y pasado mañana, quién sabe. Salvo la izquierda, que no ha podido gobernar, al resto le

Leer más

VILLA LUGANO. Un barrio a la deriva

Buenos Aires es una linda ciudad, o no, según donde se la mire. Recorrer Palermo, Recoleta o San Telmo, es agradable. Caminar por el sur porteño de noche, es una tarea arriesgada. Villa Lugano es parte de la ciudad aunque los gobiernos, todavía, no hayan tomado nota, o no hayan querido tomar nota. Probablemente, no quieran anotar porque allí, en sus calles, se amontona toda la desidia y la ineptitud de ellos, los funcionarios. El paquete, claro, incluye a narcos. Porque si los pibes pasan hambre, en Lugano pasan más hambre. Porque si en Buenos Aires una de cada tres familias no tiene vivienda, en Villa Lugano faltan más viviendas.

Leer más