Una buena noticia para los miles de inquilinos de Buenos Aires

La Justicia se apiadó de los inquilinos, y resolvió que la comisión inmobiliaria no puede superar el 4.15% del total del contrato; tampoco autoriza a cobrar extras en concepto de gastos y otros conceptos. Pero la injusticia de fondo sigue: son muy pocos los que pueden soñar con dejar de alquilar, y acceder a la vivienda propia. Nadie elige alquilar «porque me gusta». El alquiler de una vivienda nace de la necesidad, de la carencia. De casa, en este caso. Poco y nada hicieron los Estados, en estas tres décadas de democracia, para combatir esa carencia, una de las más dolorosas para cualquier familia. El plan PRO.CRE.AR, en sus versiones K

Leer más