CARLITOS BALÁ. Ciudadano Ilustre de Buenos Aires y… eaeapepé!

Carlitos Balá se pasó la vida haciendo reír a los porteños. Tarde, la Legislatura decidió distinguirlo como «Ciudadano Ilustre», un título que hace rato le había dado la gente. Chacaritense desde la cuna, empezó a hacerse conocido de tanto subir al 39 y hacerse el loco. Hasta que dió prueba para La Revista Dislocada, el éxito radial que en los ’50 producía Delfor (otro que se merece un homenaje) y debutó en radio. Pero lo suyo -quedó evidenciado- fue la televisión, y su carrera fue paralela al desarrollo del medio: Joe Bazooka, Canuto Cañete, Petronilo, el paseador del perro Anguetto, el que pregunta «qué gusto tiene la sal» y el que logró que miles

Leer más