Una ciudad rica, llena de inquilinos pobres

Los anuncios sobre los nuevos beneficios para inquilinos, hechos la semana pasada por Horacio Rodríguez Larreta, son una propina que colabora en poco y nada con la penosa situación que les toca vivir a los supuestos «beneficiados». Al asumir su mandato, había prometido «una ciudad más justa»; pero Buenos Aires resalta por su desigualdad. Acosado por la dramática situación, el plan era anunciar «buenas noticias». El gobierno nacional apeló a dos de sus figuras distritales más importantes, para intentar paliar un poco la debacle económica inventada por el mismísimo «mejor equipo de los 50 años», que pese a su declamada calidad, está guiando a la Argentina al descenso. Así, el

Leer más