TATO BORES. La sana costumbre de reírse del poder

“Yo no tengo miedo a opinar, tengo miedo de convertirme en otro imbécil más que, por el hecho de ser notorio, se cree que al público le interesa su opinión. ¿Por qué un artista o un tipo notorio tiene que andar diagnosticando, tirando la precisa? ¿Acaso uno, por tener un cacho de fama, sabe más que un albañil, que un colectivero? Por favor, dejémonos de jorobar”. Tato Bores Quién será ese tipo con anteojos y peluca? La pregunta puede hacérsela cualquiera que tenga menos de 25 años. Esta nota tratará de responderla. Ese señor nació el 27 de Abril de 1927. Lo llamaron Mauricio Rajmín Borenzstein. Pero se hizo popular como

Leer más

JORGE PORCEL. La picaresca porteña, del vodevil a la TV

El 7 de Septiembre, Jorge Porcel hubiera cumplido años. Vaya esta nota como homenaje a uno de mis cómicos preferidos. Jorge Raúl Porcel de Peralta tuvo desde chico dos características: su obesidad y una capacidad natural para hacer reír. Ambas lo llevaron a lo más alto de la fama, pero no se la hicieron fácil. Porcel fue otro de los jóvenes brillantes que Delfor hizo debutar en “La revista dislocada” (auténtico “semillero” de cómicos). Ya en 1964 tendría su propio programa en televisión, “Los sueños del gordo Porcel”. Préstese atención al título del ciclo: no es casual la inclusión de su obesidad en el mismo, era imprescindible mencionarla, ya que

Leer más