Pese a los “cortes programados”, sigue la improvisación en materia de energía

Todo mal. Piensan en cualquier cosa, menos en los usuarios. A la temperatura que castigó a los porteños, se sumó la “gentil” colaboración de las distribuidoras de energía eléctrica, que ni siquiera pueden brindar el penoso servicio que ofrecen desde hace 25 años. Ahora se les ocurrió otra brillante idea: “cortes programados”.

18-luz

Los provincianos nunca se quejaron, pero ahora se mofan de porteños y bonaerenses: “¡hace años que en Santa Fe la luz sale un ojo de la cara, no lloren!”, escriben en las redes sociales. Lo extraño fue que, ante tamaña injusticia, siguieran pasando por caja sin chistar.

En fin, lo cierto es que pagando un ojo de la cara o una uña del pie, el servicio es pésimo: en Santa Fe, en Resistencia y en Buenos Aires.

Lo lógico -palabra incomprensible para algunos funcionarios- hubiera sido algo así: gradualmente, aumentarles el 100% a los de acá, y bajarle la tarifa un poco a los de allá. Y así, en forma progresiva, ir emparejando, para que en todo el país se pague más o menos lo mismo.

Pero como quedó dicho, la lógica es inaplicable en ciertos niveles del Estado. Según las autoridades, “se tardará al menos dos años en poner el parque energético en condiciones”. Por eso se declaró la emergencia del sector eléctrico nacional.

¿Pero pusieron manos a la obra? Mmm… Eso sí: lo más urgente fue aumentar el valor del servicio el 600% de un saque, ya que ante la distorsión tarifaria “las empresas no pudieron hacer las inversiones”, lo cual es falso de toda falsedad. ¿A dónde fueron a parar los miles de millones que cobraron por subsidios, entonces…?

En fin, si hay algo que quedó demostrado desde hace 25 años, es que la privatización de la distribución de la energía eléctrica domiciliaria fue un fracaso absoluto: tuvieron todas a favor desde los `90, y el sistema siempre falló.

Si usted hace mal su trabajo, falta cada dos por tres, llega tarde y no cumple con sus tareas… ¿se le ocurriría pedir aumento de sueldo? Bueno, a Edesur y a Edenor… sí! Tuvieron la desfachatez de pedir aumento de tarifas, y los gobiernos de turno, de autorizarlos directa o indirectamente (al fin y al cabo, los subsidios también es plata que pusimos todos).

Con la ola de calor castigando impiadosamente, los vecinos damnificados hacían cola para mostrar su protesta por los noticieros de la TV. Fue entonces que al gobierno nacional se le ocurrió una novedosa idea: los cortes programados.

Ya había fallado con el “mapa de los cortes” que muestra el ENRE por internet, al cual siempre le faltan algunos miles de usuarios sin luz.

Los cortes programados se suman a la batería de medidas que se empecinan en castigar a los usuarios -particulares, comercios, empresas- que no tienen cómo defenderse ante las barbaridades que se les ocurren a los funcionarios, quienes carecen de la más mínima conciencia social e incluso del elemental “tacto” político para encarar la problemática.

Si quieren saber si hoy te toca el corte, entren a la página del ENRE… si es que tienen suerte. Ahora mismo, el sitio está caído. ¿Le habrán cortado la luz…?

Claudio Serrentino

Foto: Diario Popular