¿Qué pasa con las obras del Centro Comercial de Jonte?

Los vecinos y los comerciantes se quejan por el abandono de las obras en el centro comercial de Jonte. Mientras tanto, la palabra oficial dice poco y nada. En el medio, la empresa contratista -que había ganado la licitación por $ 46 millones- desapareció de los lugares que solía frecuentar. No se sabe cuándo se reiniciarán los trabajos, ni qué empresa los realizará.

 Vecinos que transitan por la avenida Jonte entre Lope de Vega y Calderón de la Barca están hartos de caminar por esos “pasillitos” de un metro de ancho, con muchísimos desniveles. Para los mayores que no tienen practicidad de movimientos, es un deporte de altísimo riesgo.

Los rumores acechan, sobre los daños que ocasionan esos pasillitos amarillos: aseguran que una joven se cayó y se rompió la cadera. Dicen que otra vecina también se cayó, pero se salvó de milagro.

Al mismo tiempo, los comerciantes aseguran que se desplomaron las ventas, debido a la intransitabilidad de las veredas, que hacen prácticamente imposible que los vecinos se acerquen a comprar.

Pero hay más rumores: los baldosones, que fueron depositados ¿por la empresa que quebró? al lado de la verdulería de Jonte y Calderón de la Barca, que alguna vez serán colocados en las veredas de la avenida, corren peligro. “Vino una F 100 a las 3 de la mañana y se llevó varios packs de baldosones”, asegura otra de las versiones.

Lo cierto es que el estado de esas dos cuadras es desastroso. Iba a ser provisorio, pero la quiebra de la empresa adjudicataria de la obra, Plan Obra S.A., estiró los tiempos. ¿Y ahora…?

La Bocina consultó al Presidente de la Junta Comunal, Daniel D’ippolito, y a los Comuneros Leonardo Farías y Daniela Mesplede. Los vecinos piden respuestas, y era de esperar que ellos tuvieran alguna certeza entre tantas dudas.

Ni D’ippolito ni Farías contestaron a la requisitoria “qué empresa tiene a cargo la obra en el centro comercial de Jonte?”. Ni siquiera la pregunta mereció un “no sé”.

Pero Mesplede sí contestó: “me comentó el Tano (N. de la R.: Dìppolito, Presidente Comunal) que ya está en manos de la otra empresa presentada a licitacion. esa obra es directamente del PE (Poder Ejecutivo), de Espacio Público, o sea de Eduardo Machiavelli. si querés te averiguo el nombre exacto de la empresa que suspendió las obras. Un abrazo !!!”.

Le agradecí a Daniela, y le pedí por favor si me podía informar cuál era la empresa que iba a reemplazar a Plan Obra. Este diálogo vía Facebook tiene seis días, y sigo esperando la respuesta.

El Presidente Comunal, en una reunión con el Consejo Consultivo, había informado que “la empresa adjudicataria quebró, pero que en poco tiempo otra empresa ejecutará los trabajos”.

Este informe se difundió el 27 de Mayo pasado, y si bien D’ippolito informó ante los integrantes del Consejo que la empresa quebrada era Plan Obra, no mencionó qué empresa se haría cargo de la continuación de la remodelación del centro comercial de Jonte.

La empresa Plan Obra S. A. había ganado la licitación 1009/2016, tenía un plazo de 8 meses para terminarla e iba a cobrar $ 46.553.305,01 por la puesta en valor de la avenida Alvarez Jonte entre Lope de Vega y Joaquín V. González.

Apenas había empezado con las primeras dos cuadras -levantó las viejas baldosas y preparó la base para colocar las nuevas- y presentó quiebra. Lo cual es raro: ¿puede presentarse a licitación una empresa que está en proceso de quiebra?

En el acto del 25 de Mayo realizado en la Plaza Don Bosco, me crucé con otros dos Juntistas: Tito Vázquez y Cacho Mascali. Éste último aseguró que ante los rumores de extracción de los baldosones, “colocamos custodia”.

El viernes pasado llamé al Ministerio de Espacio Público -responsable de la obra, el que convocó a la licitación- y en prensa me dijeron no tener “la menor idea” sobre la paralización de las obras en Jonte, pero aseguraron que me llamarían apenas me averiguaran qué es lo que está pasando.

Todavía no llamó nadie. ¿Tampoco ellos tienen respuesta?

Personalmente, no creo que sea fácil reemplazar a una empresa por otra: si la licitación se cae porque la empresa quiebra, debe haber pasos burocráticos para otorgar la obra a otra empresa.

¿Convocar a otra licitación? ¿Encargar la obra a la segunda mejor oferente de la licitación? Todo eso lleva papeles, firmas, tiempo, publicaciones… No creo que sea de un día para otro.

Ojalá que sí, por los vecinos y los comerciantes de Jonte. No quiero ser escéptico, pero parece que esto irá para largo.

Cabe aclarar que todas estas eculubraciones se hacen ante la ausencia de la palabra oficial por parte del Ministerio de Espacio Público, que debería especificar qué empresa se hará cargo, y desde cuándo.

Los vecinos y comerciantes necesitan que las autoridades expliquen qué está pasando en Jonte, entre Calderón y Lope de Vega.

Claudio Serrentino

Foto: La Bocina

 

A %d blogueros les gusta esto: