El gobierno porteño pretende llevar el boleto del subte de $7,50, a $ 11 (+46%). Gracias a acciones cautelares presentadas por legisladores de la oposición, en Marzo se suspendió la audiencia pública que iba a terminar avalando ese aumento. Ahora, un legislador presentó otro recurso de amparo para anular la suba.

El plan es aumentar todos los servicios públicos muchísimo (generando más inflación), y que los sueldos suban poco (generando más miseria). No es nada original, pero los gobernantes son insistidores.

Prepararon sus argumentos para la audiencia pública: que debería ser un instrumento, una tribuna de los usuarios en la que EFECTIVAMENTE deban ser escuchados por el Poder Ejecutivo.

Sin embargo, se ha convertido en un mero formalismo, en el que los primeros se quejan, y el segundo hace un acting como que escucha, mientras espera que termine la perorata para salir corriendo a firmar el decreto del tarifazo.

El plan del gobierno porteño es aumentar 46% el acceso al subte. No se sabe qué parámetros toma para definir ese número: desde que lo maneja el Gobierno de la Ciudad, las subas son incesantes e injustificadas, y ya han superado el 1.000% desde que se hizo cargo, en Diciembre de 2012.

Suspendida la audiencia pública por la Justicia (ante un recurso de amparo presentado por cinco accionantes, entre ellos los legisladores Myriam Bregman y Patricio Del Corro, del Frente de Izquierda) el gobierno porteño insiste con el aumento, tras un acuerdo con Metrovías.

Y los legisladores de la oposición insisten con los amparos.

Esta vez, la acción cautelar fue presentada por el legislador del Frente de Izquierda Gabriel Solano (PO) -Expediente A 8205/2018  fuero Contencioso Administrativo y Tributario Nº11- para impedir el tarifazo en el subte.

“Metrovías y el Gobierno sobrevalúan la tarifa técnica, como lo demostró la Auditoría de la Ciudad, para justificar el tarifazo y luego embolsarse una enorme porción de los subsidios. La Auditoría de la Ciudad demostró que la tarifa técnica es de $15 en vez de los $18 que calculó Metrovías en acuerdo con Sbase –la empresa estatal que entrega en concesión el subte al grupo de Benito Roggio. La diferencia entre una y otra la embolsa Metrovías y podría  alcanzar los 888 millones de pesos, unos u$s 44 millones. Se trata de una cifra escandalosa para un servicio en ruinas, contaminado con asbesto, inundable y donde en los últimos años han muerto 6 trabajadores cumpliendo con sus tareas”, denunció el legislador Solano.

Otra vergonzosa realidad es la gula de Metrovías. El delegado de la línea B, Cristian Paletti afirmó que “mientras a Metrovías se le otorga un aumento del 66%, a los trabajadores del subte se le impuso el techo paritario del 15%”.

“El aumento del subte va de la mano del tarifazo en el resto de los servicios públicos, ya sean el gas, la electricidad, el agua o el resto del transporte público. Reclamamos su inmediata anulación, la apertura de los libros de las empresas y el cese de las concesiones parasitarias, entre ellas la de Metrovías” declaró otro dirigente del Partido Obrero, Marcelo Ramal.

Claudio Serrentino