PARO GENERAL. La renovación sindical, otra deuda de la democracia

El paro convocado por el sindicalismo opositor fue contundente por la adhesión de los gremios del transporte público y el efecto «miedo». El relato resiste, ahora, con las cifras de la pobreza. ¿Los sindicalistas son «vitalicios» en sus cargos? Hugo Moyano y Luis Barrionuevo pueden seguir amenazando al oficialismo (del cual, el primero fue aliado hasta la muerte de Néstor Kirchner) gracias a los eficaces gremios del transporte, y a costa de miles de trabajadores que no se sienten representados por ellos, y quisieran ir al trabajo. Pero no pueden. El gobierno nacional padece de incontinencia verbal, y si no hay suficientes motivos para la huelga, inventa uno: ahora, las cifras de la

Leer más

Paro en la Ciudad: como un Domingo, pero con movidas político-mediáticas

Sin transportes, pero también sin muchos vehículos particulares, el paro dispuesto por algunos gremios de la CGT de Moyano cambió la fisonomía de la Ciudad, y se parece más a un Domingo. Martes de tele, declaraciones y pulseadas mediáticas. «Es un día perdido», me sugiere el vecino mientras bajamos en el ascensor. Ambos nos habíamos «desayunado» por la TV cómo venía el panorama con esto del paro del transporte, que afectó a muchas actividades laborales. Ayer, el gobierno nacional -vía el declarante compulsivo Aníbal Fernández– intentó restarle razón de ser al paro. «Los sindicalistas defienden a los que ganan más», disparó el bigotón. «No llegan al 8% los afectados por el

Leer más