Pese a los «cortes programados», sigue la improvisación en materia de energía

Todo mal. Piensan en cualquier cosa, menos en los usuarios. A la temperatura que castigó a los porteños, se sumó la «gentil» colaboración de las distribuidoras de energía eléctrica, que ni siquiera pueden brindar el penoso servicio que ofrecen desde hace 25 años. Ahora se les ocurrió otra brillante idea: «cortes programados». Los provincianos nunca se quejaron, pero ahora se mofan de porteños y bonaerenses: «¡hace años que en Santa Fe la luz sale un ojo de la cara, no lloren!», escriben en las redes sociales. Lo extraño fue que, ante tamaña injusticia, siguieran pasando por caja sin chistar. En fin, lo cierto es que pagando un ojo de la cara o

Leer más