El asesinato de la agente de tránsito Cinthia Choque, por parte del periodista Eugenio Veppo, mereció gran cobertura por parte de los medios. Sin embargo, la precarización laboral a la que los somete el Gobierno de la Ciudad, pasó casi desapercibida.

Los testimonios alrededor de Cinthia, la agente de tránsito atropellada y asesinada por Eugenio Veppo (vocero del Registro Nacional de Datos Genéticos) son estremecedores.

Duele la repetición «en continuado» del video: «así atropellaban a los agentes de tránsito», titulan los zócalos de los canales de noticias una y otra vez. Nunca se cansan de morbosear.

Pero duele más indagar en la vida de Cinthia, en su trabajo precarizado, en el riesgo latente de cada control de tránsito, en que lo seguía haciendo «por sus hijas».

En la desvergüenza total del Gobierno de la Ciudad, que mientras por un lado atosiga a los empleadores con inspecciones constantes, por el otro se comporta como un patrón miserable, contratando a trabajadores como monotributistas.

Según fuentes del ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, el Cuerpo de Agentes de Tránsito y Seguridad Vial se encarga de ordenar el tránsito durante los desvíos, control de vehículos y control de alcoholemia.

Tiene 2750 agentes. De ese total, apenas 800 pertenecen a planta permanente. El resto –1950 trabajadores- están precarizados.

Como Cinthia, que no pertenecía a ese grupo de «privilegiados», ya que hacía 6 años que trabajaba como monotributista.

El sueldo de estos controladores precarizados es -promedio- de $ 25.000, a lo que hay que restarle la cuota del monotributo y los familiares a cargo en la obra social.

La tarea no es nada grata: reciben insultos a diario por parte de los automovilistas, y su vida está en riesgo constantemente. La pérdida de Cinthia no es un hecho aislado.

La muerte de la agente mereció amplia cobertura mediática, al igual que el seguimiento del asesino: su fuga y su currículum fueron repetidos cientos de veces por la TV.

Sin embargo, la cuestión de la precarización laboral de la víctima fue tratada casi como una fatalidad, algo que no merece la pena indagarse demasiado.

Los medios cubrieron la marcha de los agentes de tránsito en el Obelisco para pedir justicia por Cinthia y Santiago (el otro agente que lucha por su vida), y allí los «monotributistas» denunciaron al Gobierno de la Ciudad por la precarización laboral.

¿Cuál fue la reacción de los medios ante semejante denuncia?

NINGUNA. Ni los oficialistas TN, América, Telefé… ni los opositores C5N, Crónica o El Destape, fueron a preguntarle al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta por qué contrata a trabajadores precarizados.

Claudio Serrentino

Foto: NA