El Comunero Fernando Moya, alertado por vecinos, se presentó en la obra que comenzaba en Gualeguaychú al 300, para impedirla.

La mañana comenzó complicada en Gualeguaychú al 300. Los obreros conminaban a los automovilistas a retirar los coches: «vamos a asfaltar», anunciaron.

Mientras simultáneamente se cortaba el tránsito -sobre Gualeguaychú y sobre Bogotá- y se iban yendo los autos, la cuadrilla de la empresa contratista Pose S.A. se aprestaba a iniciar sus trabajos.

Pero enseguida llegó el Comunero Fernando Moya, quien fue avisado por los vecinos que se estaba por asfaltar. 

La interrupción de Moya no es caprichosa: la ley 3507, impulsada por «Salvar a Floresta», creó el Area de Protección Histórica a 19 manzanas del barrio de Floresta, la que se encuentra delimitada por las calles Emilio Lamarca, Venancio Flores, Joaquín V. González, Pje. Chilecito, Bahía Blanca, Venancio Flores y por el Fondo de las parcelas de la Av. Segurola hasta la Av. Avellaneda y por esta hasta Emilio Lamarca.

El Comunero impidió que inicien las obras, ya que se está violando una ley. 

Los vecinos escucharon que la obra prevé el asfaltado de cuarenta cuadras.

La empresa Pose S.A. tiene sedes en La Plata, Buenos Aires y Rosario. También está construyendo la sede de la Comisaría 4, en Zavaleta 425.

Claudio Serrentino

Foto: Carlos Camejo